Centro de Danza y Arte Proart felicita a todas las madres de nuestr@s alumn@s, cuerpo docente y administrativos en este festejo del 10 de mayo. Proart agradece y reconoce el gran esfuerzo detrás de cada estudiante de nuestra comunidad: una Mamá Proart y con mucho cariño les compartimos el siguiente texto.

 

Así que un día inscribes a tu niña de 3 años a una clase de ballet. Principalmente lo haces para tener 2 horas libres a la semana y aprovechar que salga un poco más cansada de clase y esté tranquila por el resto del día, pero eso no es lo que va a pasar…

Ella sale de su clase y regresa a bailar por toda la casa. Agita un par de mascadas en el aire, corre de puntitas y empieza a dar vueltas con las manos sobre la cabeza, preguntándote toooooodos los días: ¿hoy toca ballet? 

Sin darte cuenta lo siguiente es escucharte quejándote de tener que manejar 2 o 3 veces por semana a la academia, que el ensayo en el teatro fue más tarde de lo esperado (¡y entre semana!), el tiempo que tarda tu hija en cambiarse cuando a ti te urge pasar a la ferretería antes de que cierren. ¡Y ni siquiera empecemos con los gastos! Las clases, el ensayo, el vestuario, el maquillaje, las puntas, zapatos de carácter, punteras, mallas, puntas, cintas, faldas, puntas, calentadores, boletos para el teatro, ¿mencioné las puntas? 

Te empiezas a preocupar porque va cada vez más días a la academia, las clases son más largas, ha tenido que ir algunos sábados, hace la tarea en el coche, sale corriendo de la escuela para irse a clase, en verano sólo espera el curso intensivo y ahora solo habla en términos extraños en francés. 

Te sabes de memoria el teléfono del podólogo, del ortopedista, del fisioterapeuta y la de los masajes musculares. Tu bolsa siempre está llena de curitas, barras de proteína, merthiolate, gatorade, tijeras y micropore. Te sientas con las otras mamás de la academia a romper, lijar, coser, cortar, despuntar y quitarle el alma a las puntas. 

Y en el momento menos esperado está terminando la prepa, es su última actuación como Clara del Casacanueces y es el último par de puntas que compraste para tu hija.

Cuando sea la última vez que veas las cortinas del escenario cerrarse, ¿te acordarás de las horas, el dinero, el tráfico y el esfuerzo? Yo creo que no. 

Pensarás en los regalos que la danza le ha dado a tu niña: la capacidad de priorizar y hacer varias cosas a la vez, un cuerpo fuerte, femenino y flexible, el trabajo bajo presión y resolver problemas en último minuto, un sentido de la musicalidad maravilloso, la habilidad de hablar en público y de manejar grandes audiencias. 

Estarás orgullosa de mandar a tu hija al mundo real con grandes valores como el esfuerzo, trabajo, disciplina, responsabilidad y ética profesional. Sabrás que tu hija está rodeada de mujeres igual de poderosas con gran sentido de comunidad, apoyo mutuo, admiración y respeto. Y finalmente entenderás que haber llevado a tu niña hace 15 años al ballet fue una de las mejores decisiones que, como mamá, pudiste haber tomado.  

Artículo original publicado por el Ballet Regional de Pennsylvania “Confessions of a former dance mom” por Lisa DeCavalcante. Traducción e interpretación por Equipo Casa De Danza México.

muestra.jpg
soyProart.jpg

Calendario Proart