La Semana Santa es otra referencia para mirar cada uno a su interior, para creer en el ser humano, para mostrar lo mejor de uno mismo y ofrecérselo a los demás, en una época donde necesitamos recuperar los sentimientos, las sensaciones de que lo importante no es el tener sino el ser. Donde la esperanza nunca se pierde porque siempre habrá un Sábado de Gloria. 

Sábado de Gloria es el nombre que algunas denominaciones cristianas dan al día que concluye con las primeras Vísperas del Domingo de Resurrección culminando así para los cristianos la Semana Santa. Es un día de luto, es un día de oración esperando la resurrección de Jesús

Por la noche se lleva a cabo la celebración de la Vigilia Pascual. Dicha celebración tiene tres partes importantes que terminan con la Liturgia Eucarística:

1. Celebración del fuego nuevo.
2. Liturgia de la Palabra.
3. Liturgia Bautismal.

Era costumbre, durante los primeros siglos de la Iglesia, bautizar por la noche del Sábado Santo, a los que querían ser cristianos. Ellos se preparaban durante los cuarenta días de Cuaresma y acompañados por sus padrinos, ese día se presentaban para recibir el Bautismo.

Actualmente, la Vigilia Pascual conserva ese sentido y nos permite renovar nuestras promesas bautismales y acercarnos a la Iglesia con un espíritu renovado.

 

muestra.jpg
soyProart.jpg

Calendario Proart